Relajación

Aprender a relajarse no es complicado y, una vez que conoces los pasos esenciales de la técnica, solo necesitarás unos minutos al día. Además, las técnicas de relajación son móviles, es decir, se pueden aplicar casi en cualquier lugar. Con la técnica de relajación adecuada podrás reducir la tensión física, mental y emocional asociada a un ritmo acelerado de vida, falta de tiempo para dedicarse a uno mismo y/o el estrés, logrando el bienestar personal.

Además, está demostrado que la práctica de la relajación ofrece múltiples ventajas y beneficios como:

Aliviar la tensión muscular. Con la práctica de los ejercicios de relajación se consigue aliviar los dolores y relajar los músculos.

Disminución de la frecuencia cardiaca y reduce la presión arterial. Las técnicas de relajación dilatan los vasos sanguíneos, lo cual hace que mejore la circulación y la oxigenación del cuerpo y del cerebro.

Mejora el control sobre la respiración. Durante la relajación aprendemos a respirar bien, de manera pausada y profunda, lo cual es especialmente favorable para nuestro cerebro, que requiere tres veces más oxígeno que el resto del cuerpo.

Propicia un estado de calma y serenidad. Durante la relajación se produce un incremento de las ondas alfa a nivel cerebral, que están asociadas a un profundo estado de tranquilidad. Además, estas ondas son la base para mejorar el potencial de nuestra mente, aumentar la memoria o mejorar la concentración.

Disminuye los niveles de estrés y ansiedad. Con la relajación se restablece la sensación de control. De este modo se incrementa nuestra autoconfianza, y podremos adoptar una postura más objetiva para enfrentar los problemas y tener mayor resistencia frente a hábitos erróneos como fumar, alcohol, comidas excesivas, etc.

El objetivo principal de este taller es otorgar a las personas de las técnicas y estrategias de relajación más eficaces para reducir su ansiedad, para que puedan utilizarlas por sí mismos de forma autónoma y eficaz en cualquier momento y situación a lo largo de su vida. De esta forma, las personas contarán con herramientas eficaces para manejar su ansiedad, que podrán practicar y entrenar de manera independiente, adquiriendo un mayor grado de autonomía además de una percepción subjetiva de autocontrol.

Para ello, se plantean los siguientes objetivos específicos:

❖ Conocer las manifestaciones y los síntomas de ansiedad y estrés (físicos, pensamientos, conductuales, etc.)
❖ Conocer los fundamentos de las estrategias de relajación y control de estrés.
❖ Aprender cómo afrontar el estrés y las preocupaciones desde las características y los recursos propios.
❖ Potenciar la incorporación de las técnicas de relajación y control de estrés a la vida cotidiana.
❖ Facilitar la consecución de objetivos y metas personales a través de los recursos individuales positivos internos.
❖ Afrontar los acontecimientos y sucesos vitales con mayor serenidad y confianza en uno mismo.

¿Tienes alguna pregunta? ¡Llámanos!

683 291 430

683 291 430

¿Tienes alguna pregunta?
¡Llámanos!